ARQUEOLOGÍA | Un Viaje al tiempo de los Íberos

“Historia y Aventura en Jaén Paraíso Interior” reúne actividades en los yacimientos arqueológicos íberos y castillos medievales de la provincia de Jaén de las ofertas turísticas del “Viaje al Tiempo de los Íberos” y la “Ruta de los Castillos y Batallas”. Ocho meses con actividades, la mayoría de ellas gratuitas, en enclaves históricos únicos de la provincia de Jaén: junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre y enero.

Esta programación de actividades en los enclaves históricos de la provincia de Jaén, incluye una amplia oferta cultural, música medieval, congresos, equinoccio íbero, excursiones, mercados medievales, las Fiestas Ibero Romanas de Cástulo, etc.

El pasado sábado 2 de junio, comenzaba la actividad “La Provincia descubre el Museo Íbero”, una excursión gratuita al nuevo Museo Íbero y el Oppidum de Puente Tablas desde los municipios que forman del “Viaje al Tiempo de los Íberos”. Linares fue la ciudad que viajó el pasado sábado a estos enclaves históricos. Ociojaén les acompañó durante este recorrido. Las próximas ciudades en viajar serán: Porcuna el 16 de junio, Vilches el 30 de Junio, Peal de Becerro el 7 de septiempre, Castellar el 16 de septiembre e Ibros el 29 de septiembre.

La visita comenzó por el Oppidum de Puente Tablas, yacimiento arqueológico íbero considerado uno de los más importantes de este periodo. El poblado íbero de Puente Tablas se desarrolló entre los siglos VII y finales del III a.n.e. Antes de ese momento, entre los siglos IX-VII a.n.e.. el lugar estaba habitado. Aquel primitivo poblado carecía de murallas y sus viviendas eran cabañas sencillas y sin organización precisa entre ellas. En torno al siglo VII a.n.e. (hace 2700 años) el poblado se transforma y se incorporan nuevas formas de construcción: levanta en su perímetro una muralla, y dentro del recinto se traza una trama urbana con casas y espacios públicos y donde se instala un palacio para el príncipe y varios siglos mas tarde, un santuario.

A lo largo de sus treinta años de investigación, el yacimiento ha evidenciado su gran valor patrimonial a través de una amplia ocupación humana del lugar, desde la Edad del Bronce hasta época Islámica, pero la fase más importante es el periodo ibérico, principalmente el siglo IV a.C. En esta ciudad fortificada ibérica se puede conocer como vivían los íberos del alto Guadalquivir, contemplar una de las más potentes fortificaciones con más de 300 metros conservados y una potencia de más de 5 metros de altura. El visitante puede entrar a la ciudad caminando por donde en su día lo hicieron los antiguos pobladores del oppidum y atravesar la conocida Puerta del Sol.

La visita se completó con el Museo Íbero y su exposición, “La Dama, el Príncipe, el Héroe y la Diosa”. Donde se encuentra el excepcional conjunto de cráteras griegas, fabricadas en Atenas, de uno de los príncipes íberos Iltirtiiltir (en la cámara funeraria de Piquía), con escenas mitológicas de Heracles y Helena. La exposición propone un interesante recorrido a través de cuatro personajes que en el mundo de los íberos representan las figuras mitológicas de las cráteras de de Piquía, Principe, Dama, Héroe y Diosa. Y se cierra con un epílogo contra el expolio.

En el siguiente enlace pueden encontrar toda la programación de “Historia y Aventura en Jaén Paraíso Interior”