El Palacio del Condestable Iranzo, famoso personaje del último periodo de la baja Edad Media en la provincia. Fue construido en el siglo XV bajo un estilo que recuerdo al mudéjar toledano: en el patio, a un nivel por debajo de la calle, se conserva una galería de arcadas de estilo gótico tardío, que debió de formar una logia o corredor que daría paso a un patio interior. Especialmente interesantes son el patio y el salón mudéjar, cuyo interior está cubierto con un magnífico alfarje mudéjar, ejemplo único de este arte en toda la ciudad.

En la segunda mitad del siglo XIX sufrió una gran transformación, levantándose sobre parte del edificio un teatro, varias viviendas y el Casino Primitivo. En 1892 lo adquirió el arquitecto Justino Flores Llamas y en 1928 se realizaron grandes obras que alteraron la fisonomía original: en su interior encontramos maravillosos artesonados mudéjares y yeserías, la fachada principal y algunos de sus salones datan de esta década.

En la actualidad, este palacio es propiedad Ayuntamiento de Jaén, que ha instalado allí el Patronato Municipal de Cultura y Turismo. Gracias a ello, pese a todos estos avatares, podemos apreciar los vestigios de este palacio y recordar el esplendor monumental que pudo tener en su época.