El Hospital de San José y San Raimundo, de estilo neogótico, fue construido durante los años 1904 y 1917 gracias al espíritu de caridad  de los Marqueses de Linares D. José de Murga y Reolid y Dª Raimunda Osorio y Ortega.  La planta del edificio es un gran cuadrilátero  construido en torno a un patio, con cuatro brazos que se prolongan a dos de sus lados, formando así una especie de H invertida. El Hospital cuenta con una cripta bajo la capilla donde se encuentra situado el mausoleo de mármol y bronce, obra del escultor Lorenzo Collault Valera, que acoge los restos mortales de los Marqueses de Linares.