Iglesia muy antigua que perteneció a la mitra toledana. De bella traza gótica, es de planta basilical de tres naves con ábside poligonal; bóvedas de crucería en las naves laterales y de terceletes en la central. A sus pies destaca el bajo coro, de madera de nogal de 1578, con un rico repertorio iconográfico de los profetas mayores y menores. En la sacristía cerramiento de bóveda elíptica decorada con un apostolado obra de García Reinoso. La iglesia guarda entre sus obras pictóricas una Inmaculada de Ignacio Ruiz de la Iglesia. Su portada OE y S son las más bellas, la primera Plateresca y la segunda Gótica.