El Arte Rupestre en Andalucía se muestra en el Museo Íbero de Jaén

El director general de Bienes Culturales y Museos de la Consejería de Cultura, Marcelino Sánchez, acompañado de la delegada territorial, Pilar Salazar, y la directora del Museo Íbero, Concha Choclán, la exposición ´Arte Rupestre en Andalucía, del Arco Mediterráneo, 20 años de la Declaración de Patrimonio Mundial´. Se trata de una muestra temporal que organiza la Consejería de Cultura y que se podrá ver hasta el 30 de abril. Hasta entonces, el visitante, a través de 25 paneles, podrá profundizar en el conocimiento de los singulares enclaves andaluces de arte rupestre declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO.

“El pasado mes de diciembre se cumplían 20 años de la Declaración por la UNESCO, como Patrimonio Mundial, del arte rupestre esquemático del arco mediterráneo, y hoy la Consejería de Cultura abre esta exposición para difundir la presencia de esta singular y destacada manifestación artística en Andalucía, y en concreto, en la provincia de Jaén”, ha señalado Sánchez durante su intervención.

La declaración de la UNESCO incluía más de 700 localizaciones, distribuidas desde Cataluña hasta Andalucía. En nuestra Comunidad Autónoma fueron inventariados 69 de estos sitios, situados en las provincias más orientales, como son Almería, Granada y Jaén. En este sentido, el director general ha añadido que “se encuentran en nuestra provincia 46 de los 69 emplazamientos catalogados en Andalucía, es decir casi un 67 por ciento de todos los emplazamientos catalogados se encuentran en la provincia de Jaén”.

Dentro del territorio provincial, esas localizaciones fueron los primeros bienes en ser declarados Patrimonio Mundial y se distribuyen en los términos municipales de Santiago-Pontones, Quesada, Santisteban del Puerto y Aldeaquemada. Para Sáchez,  debemos recordar que, además de las pinturas de estilo esquemático que fueron incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la provincia de Jaén cuenta con un patrimonio rupestre mucho más extenso.

“Hoy queremos poner el énfasis en las pinturas declaradas “Patrimonio Mundial” que alberga la provincia de Jaén, pero no queremos olvidar tampoco aquellas otras manifestaciones del arte rupestre que, no perteneciendo al estilo “esquemático” reconocido por la UNESCO, jalonan todo el territorio provincial”, ha subrayado.

Así, además de las Tablas de Pochico en Aldeaquemada, o de la cueva del Engarbo en Santiago de la Espada, que sí formaron parte esa declaración, otros lugares emblemáticos del arte rupestre en Jaén se encuentran en Torres, Jimena o en la Sierra Sur de Jaén. La Cueva del Morrón en Torres, por ejemplo, contiene las más antiguas pinturas rupestres del Paleolítico (que no están, por tanto, sólo en la cornisa cantábrica), y la Cueva de la Graja en Jimena muestra uno de los más extensos paneles figurativos que se conoce. “Y también, gracias a recientes investigaciones en la zona patrimonial de Otíñar, en Jaén, han adquirido un nuevo significado los “petroglifos” –grabados en la pared rocosa– del Barranco del Toril, que han resultado ser un extraordinario y complejo calendario solar”, ha incidido.